Nota discográfica

Nota discográfica

Sergio Dalma regresa al universo italiano con un nuevo episodio de su exitosa colección Vía Dalma. Después de su último trabajo con material inédito en 2015, Sergio presenta Vía Dalma III, una colección de canciones heterogéneas pero conectadas por la reinvención mágica de su voz, sin duda una de las más personales y reconocibles voces del panorama musical latino americano en los últimos 25 años.

Las 12 canciones elegidas para formar parte de este Vía Dalma III son obra de artistas tan dispares como Lucio Dalla, Domenico Modugno, Drupi, Toto Cutugno, Matia Bazar, Antonello Venditti, Ricchi e Poveri, Gianni Bella, Pino Donaggio o Nicola di Bari. En la voz de Sergio Dalma descubrimos nuevos matices capaces de reinventar canciones inmortales.

Producido por Claudio Guidetti y grabado íntegramente en los estudios de Milán de la Calle Cadore 33 (que da título al penúltimo álbum de SD), Vía Dalma III impregna en cada una de las canciones del disco la esencia del “Sonido Dalma”, algo que Claudio persigue y consigue con éxito en cada una de sus producciones de esta trilogía. La búsqueda de ese sonido único y distintivo se convierte casi en una obsesión del productor y del propio artista, el objetivo de las colecciones Vía Dalma es alejarse de una colección de versiones sin alma, la idea es que estas pasen a formar parte del repertorio de Sergio, que tengan el sello del artista y sean reconocibles tanto por la historia de estos clásicos como por la interpretación del artista español. Para este disco Sergio Dalma y Claudio Guidetti han embarcado en la producción a músicos legendarios como el guitarrista Michael Landau, Luca Scarpa o el propio Claudio Guidetti.

Sergio reflexiona sobre la canción italiana como género: “En España se ha consumido desde siempre mucha música italiana. Cuando salía un artista ganador en el Festival de San Remo a las pocas semanas ya venía por aquí a presentar sus canciones”. Esta nueva colección de canciones reivindica autores de toda la vida y aparecen también títulos contemporáneos. Para Sergio, el término clásico es sinónimo de música perdurable, “lejos de asociarlo a antiguo, un clásico es sinónimo de algo importante, música relevante”.

En Vía Dalma III Sergio vuelve a dotar de su propia identidad la selección de canciones escogidas. En los discos “italianos” anteriores muchos fans se acercaron a grandes canciones de siempre gracias a la personalidad de Sergio. Como él mismo reivindica “me acerco a estas canciones con enorme respeto, suenan a y en ese aspecto, el objetivo del disco se ha conseguido”.

Para confeccionar el repertorio en esta ocasión Sergio Dalma bucea entre autores de siempre, artistas como Lucio Dalla al que paradójicamente no se había acercado en los dos volúmenes anteriores y autores nuevos, tratando de buscar canciones que no hubieran sido muy conocidas en España, Gli Amori (Amores) de Toto Cotugno es una canción que descubrí en la película de Penélope Cruz No Te Muevas. Cuando la escuché en la película me enamoré de la canción”.

Son canciones de varias décadas, varios autores, varios estilos pero todas con el sello propio de Sergio Dalma. La producción de Claudio Guidetti marca mucho el aire del disco manteniendo la esencia de la melodía italiana pero actualizando las canciones. La materia prima, las canciones, es fabulosa…pero es también un alma de doble filo. Todas son éxitos y son canciones que imponen… “Hoy en día puedes tener el nombre que quieras, pude ser el artista que quieras…pero si no tienes la canción no hay nada que hacer”.

Necesito un amigo (Ci vorrebbe un amico) es deliciosa, una canción que cuando Sergio la escucha por primera vez en la voz de Antonello Venditti cae rendido. “No es un artista muy conocido en España pero es una canción que hacía tiempo que tenía ganas de incluirla, es una de las canciones del disco con las que más me identifico. Es muy Dalma”.

Este Amor no se toca (Questo amore non si tocca) recrea el tema de Gianni Bella. “Casi toda la gente en España la conoce por Yuri, pero el tema es de Gianni Bella, un autor muy camaleónico y sorprende porque la gente la asocia a una voz de mujer y ahora en voz de hombre y con un punto algo más roquero”.

Amores, arranca como balada clásica de Sergio Dalma. Es de Toto Cutugno, el mismo que presentó a Sergio Dalma en el Festival de Eurovisión. Coincidí con él en Milán después de 25 años y le dije que iba a grabar dos canciones suyas. Es una canción con la que me siento muy cómodo cantando donde la voz tiene mucho acting, es muy teatral”.

De Yo que no vivo sin ti (Io che non vivo senza te) se han hecho mil versiones y como en el caso de El Mundo, uno de los éxitos italianos de Sergio, suponía todo un reto, “le tenía bastante miedo, mucho respeto, pero se identifica mucho conmigo, las canciones tienen que respirar como yo, y esta es claramente un ejemplo de canción llevada a mi terreno”.

Para Claudio Guidetti se trata de una producción compleja, fundamentalmente por tratarse de canciones icónicas con las él ha convivido desde siempre, temas de muy diferentes épocas y géneros. “Es el cuarto disco que hacemos juntos y nos conocemos bien. A la hora de hacer los arreglos piensa mucho en mi voz y sabe interpretarlo de manera rápida”.

Será porque te amo (Sarà perchè ti amo) es una melodía que golpea como un martillo, una demostración de que la popularidad no está reñida con la clase. “La gente me había reclamado una canción de Ricchi e Poveri y esta es una canción redonda. Se trata de una melodía que queda, entra a la primera…”.

Solo tú es una de las canciones favoritas italianas de Sergio Dalma, el arreglo de la canción en Vía Dalma III es elegante y mantiene la esencia del tema con un gimmick fabuloso. Toda la Vida (Tutta la vita) de Lucio Dalla es un tema rápido, una canción que busca el balance en el disco entre las baladas y los medios tiempos, una canción más desnuda y sencilla que la original donde en la versión de Sergio la voz se convierte en protagonista.

Volare (Nel blu dipinto di blu) es, de los tres Vía Dalma, la canción más universal. Sergio se mostró un tanto reacio al principio por la cantidad de versiones que se han hecho. “Creo que mi versión ofrece algo novedoso con ese punto swing. Le tenía miedo por el desafío, Claudio le dio un aire nuevo, con una voz más limpia y susurrada con un punto de Crooner”.

Trotamundos de Nicola Di Bari “es una canción que había cantado al principio de mi carrera en las orquestas y para fue muy divertido recuperarla, recuerda a aquellos ritmos y melodías de otra época”.

Vado Via conecta directamente con el Dalma Transalpino y Pequeña y frágil (Piccola e fragile) de Drupi fue un éxito en latinoamérica, una canción que completa un álbum muy equilibrado, muy amplio en su intención de llegar a mucha gente y donde todas las canciones funcionan. Vía Dalma III es en su conjunto una colección de canciones poderosamente evocadoras, un precioso mosaico del mejor pop italiano que en la voz de Sergio Dalma cobran un nuevo sentido, como si esas canciones le hubiesen estado esperando toda la vida.

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS © SERGIO DALMA 2015-2016 | Aviso Legal | Política de Privacidad | Protección de datos | Política de Cookies | Desarrollo: informatica.es                                                                                Instagram